Bull terrier – Carácter y cuidados

0
235

Si buscamos un perro de apariencia singular, es más que probable que el bull terrier, también llamado bull terrier inglés, sea una de nuestras mejores opciones.

Su aspecto lo hace diferente e inconfundible. Destaca por sus ojos triangulares y, en especial, por la forma de su cabeza alargada. De hecho, si la miramos desde frente tiene forma parecida a un huevo.

Esta raza fue muy popular en Inglaterra en el siglo XIX, dónde las familias acomodadas paseaban con un bull terrier a su lado. Fue considerado como un símbolo de estilo y estatus y por esta razón y por su color, predominantemente blanco (aunque se admiten otros colores), fue apodado como el “caballero blanco”.

Existe una versión miniatura de bull terrier, cuyas características son idénticas, salvo por su pequeño tamaño.

Carácter de la raza Bull terrier

Nuestro bull es testarudo, de fuerte carácter y territorial. Es un buen perro guardián en el sentido en que es protector y siente una gran lealtad hacia sus dueños. No acostumbra a ser demasiado obediente porque es obstinado.

No soporta aburrirse y si no sabe qué hacer pronto buscará una distracción. Es importante que tenga un buen surtido de juguetes, si no queremos llevarnos algún disgusto en casa. Sino encuentra un pasatiempo es probable que haga travesuras, y con sus mandíbulas quizás nos encontremos con algún pequeño desastre en nuestra vivienda.

Otros rasgos de su personalidad es que es muy observador y le gusta analizar todo aquello que sucede a su alrededor.

Es un perro simpático que a menudo tiene ocurrencias divertidas.

bull terrier corriendo

A pesar de su indebida mala fama, no es de por sí un perro agresivo. Al contrario, con una buena educación es un perro cariñoso al que no le gusta nada estar solo. Cabe tener en cuenta que los maltratos infringidos a cualquier perro, no sólo a un bull terrier, convierten un perro de buen carácter en un perro agresivo.

Con los desconocidos no es sociable y con los niños de la familia se puede llevar bien. Para que sea posible hay que educar al niño para que no le dé empujones, estirones, etc… Un perro es un ser vivo, no un objeto. Lo más probable es que no reaccionara bien e incluso podría morder. No es una buena idea dejar solos a niños menores de 8 años con perros de constitución fuerte.

En relación con otros animales, a no ser que se hayan criado desde pequeños juntos, le costará llevarse bien con ellos, ya que si se siente atacado por otros animales es probable que muerda, y la mordedura de un bull terrier es poderosa. El bull es un perro dominante.

Características del perro Bull terrier Inglés

El bull terrier es una raza de tamaño medio-grande. Acostumbra a medir unos 50 cm de alto y pesa unos 30 kg como máximo.

Su característica física más destacable es su cabeza ovalada y sus ojos triangulares. La frente es plana, el cuello y los hombros son musculosos y el pecho es ancho. Su lomo es corto y fuerte. En cuanto a sus orejas, éstas son pequeñas y situadas con poca separación la una de la otra. La cola del bull posee la característica de que es de base ancha, estrechándose al llegar al extremo.

Respecto al pelaje, siempre es corto. En los meses fríos puede salirle una segunda capa de pelo de poco grosor. La tonalidad del pelo normalmente es blanca, con pocas manchas, únicamente en la parte de la cabeza. No obstante, se admiten colores como el atigrado, el rojo, negro y café, tricolor (si es negro, café y blanco), negro atigrado y castaño.

bull terrier marron

El adiestramiento de un Bull Terrier

El carácter tozudo de los bull terrier, lo hace una raza algo difícil para educar. Sin embargo, hay que ser paciente y dedicarle tiempo. No debemos permitir que él se sienta líder, ya que sino no nos va a hacer caso cuando le ordenemos algo. Es fácil que descubra nuestros puntos débiles y nos intente dominar. Hay que ser firme y usar estímulos positivos. Por ejemplo, si queremos que se baje de un mueble, debemos acercarnos a él con una golosina en la mano y mandarle bajar. Cuando lo haga le damos el premio y le decimos que lo hecho muy bien.

Como todos los cachorros, es conveniente socializar y educar al cachorro de bull terrier desde edades tempranas. Es fundamental para que aprenda a relacionarse con otros perros y desconocidos. A pesar de que no es un perro muy sociable, con la debida educación, puede mejorar mucho su carácter. Si bien hay que decir se muestra inquieto y le encanta llamar la atención, puede llegar a tener divertidas ocurrencias.

Si bien es cierto, que en sus orígenes, el bull terrier fue creado como perro de pelea, a día de hoy la raza no es de por sí agresiva, siempre y cuando le eduquemos bien y le demos cariño. Detrás de un perro agresivo, siempre hay un mal amo que acostumbra a infringirle castigos físicos.

Como dato a tener en cuenta, en España, actualmente el bull terrier no es considerado un perro potencialmente peligroso.

¿Qué cuidados necesita mi Bull Terrier?

No es un perro que necesite un especial cuidado en el pelaje. Lo cepillaremos cuando sea necesario con la ayuda de un cepillo o guante, para evitar que se acumule pelo muerto y lo bañaremos, como mucho, una vez al mes con un champú especifico.

Al ser una raza nerviosa, necesita hacer ejercicio a diario. Le sentará fenomenal un largo paseo acompañado de algunas carreras. Lo conveniente es una hora diaria de ejercicio más los paseos. De hecho, es un buen remedio para que así, al estar en casa sea más obediente y no rompa nada de la vivienda.

Nuestro bull tiene tendencia a engordar, así que es mejor que le demos comida de buena calidad. Cuando sea bastante mayor, podemos darle un pienso light o senior, ya que su actividad se irá reduciendo a medida que envejezca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here