Carácter del Mastín Tibetano

El mastín tibetano o también llamado Dogo del Tíbet es una raza cuyo origen se remonta en el año 8000 a.C. Es un perro mítico, especialmente en Asia, majestuoso cuyo aspecto puede recordar a un león y de gran tamaño. Es uno de los perros más peculiares que existen.

Es un perro que simboliza riqueza y posición social. Como dato curioso, se ha venido más de un ejemplar por una cifra que sobrepasa el millón de euros.

Hay la creencia de que personajes como la Reina Victoria o el mismo Buda tenían un ejemplar de mastín tibetano.

mastin del tibet

Carácter del Mastín Tibetano

El mastín tibetano no es un perro confiado, con lo cual no le gustan demasiado los extraños. En cambio, con sus amos se muestra protector. Es un perro guardián por naturaleza. Así que hay que estar atento con los niños, no sólo por su gran tamaño, sino porque no le gusta que lo atosiguen.

Es valiente, tranquilo y de gran temperamento. A veces se comporta de un modo algo frío e imprevisible, llegando a ser brusco. Sin embargo, con una educación adecuada puede ser un muy buen compañero y un perro amigable.

A pesar de ser independiente, necesita cariño, y si pasa demasiado tiempo solo puede ser destructivo.

A veces no obedece, pero no es por falta de inteligencia, porque el mastín tibetano es un perro listo, sino que es por su carácter tozudo.

Características físicas del del Mastín del Tíbet

Es un perro de gran tamaño, de hecho, según que ejemplares son gigantes. Están dotados de una apariencia robusta y fuerte. Su peso puede llegar hasta los 100 kg, si bien lo más habitual es que se sitúe entre los 68 y 82 kg.

Son perros que tardan más en desarrollarse, incluso unos tres años. De manera que tendremos a un cachorro durante una temporada larga.

Destaca de su espectacular físico, la cabeza redondeada, que es grande en proporción al cuerpo. Las orejas son medianas, de forma triangular. Los ojos son oscuros y el pecho es nacho.

La apariencia de su cuerpo es vigorosa y alargada. Poseen una cola enroscada.

En cuanto a las extremidades, las patas son fuertes y musculosas.

El pelaje del mastín está compuesto por dos capas. La externa es gruesa y de una longitud media. La capa interna es tupida y lanosa.

Otra particularidad que hace al mastín un animal singular es su ladrido, semejante al gruñido de un león.

Los colores que puede presentar nuestro mastín son negros, negros y rojos, marrones, dorado, gris o gris y rojo. También existen ejemplares gris azulados con machitas blancas.

Los más buscados, al menos en China, son los rojos, ya que allí el rojo es el color de la buena suerte y de la belleza.

mastin tibetano perro

Como educar a un Mastín Tibetano

Nuestro mastín es un perro territorial y necesita ser socializado bien pronto, desde que es un cachorro. Es una raza reservada y de un instinto observador. Siempre está alerta. Es propenso a ladrar cuando oye a desconocidos.

Para educarlo bien, se necesita aun amo con experiencia en educar perros de gran tamaño. En caso contrario, es mejor acudir a un adiestrador canino de confianza.

Es importante tener en cuenta que si toleramos según qué comportamientos cuando son cachorros, luego de mayores va a ser muy difícil modificarlos. Imaginemos que no le hemos corregido (o no le hemos podido corregir porque no nos obedecía) a nuestro mastín el hábito de subirse a las personas. Cuando sea mayor, si continua haciendo lo mismo (que será lo habitual) nos va a hacer caer al suelo a la mínima.

Cuidados recomendables para la raza

Es un perro grande, así que lo mejor es que viva en una casa con jardín o en su defecto en un piso con amplia terraza. No se recomienda si tenemos un piso pequeño o sin acceso a un espacio al aire libre lo suficientemente amplio.

Nuestro peludo requiere de cierta actividad física diaria, un par de paseos serán suficientes. No es un animal que necesite grandes dosis de ejercicio físico, pero sí que le conviene estar en forma y salir a dar unas buenas caminatas, sin hacer actividad intensa prolongada.

Se puede adaptar a cualquier tipo de clima pero el mejor para él es un clima seco y fresco.

Pierde mucho pelo en primavera o verano, que es cuando sucede la muda. En este período se recomienda cepillarlo a diario un mínimo de 15 minutos. En las otras épocas del año, también necesitará un cepillado cada día, aunque el tiempo que podemos emplear en ello puede ser menor.

Por su tamaño, son susceptibles a ciertas enfermedades como la displasia de cadera. Asimismo también pueden verse afectados de patología oculares tales como las cataratas o la atrofia progresiva de la retina. Por último, son más propensos al síndrome de Wobblers y a los problemas en la piel.