Características del Pastor Alemán

Rex de la serie “Rex un policía diferente”, Relámpago de la película de animación “101 Dálmatas” o Sam del film “Soy Leyenda” son nombres cuyos dueños comparten varias características en común, la principal es que pertenecen a famosos y televisivos pastores alemanes.

El Pastor Alemán es una de las razas más populares, no sólo como perro de compañía sino también como perro de trabajo. De hecho puede ser un excelente perro guardián o policía gracias a sus características particulares, como son su agilidad y su gran sentido del olfato. Cabe decir que al principio se utilizaron principalmente como perros de pastoreo, de hecho, de aquí proviene el nombre de la raza.

Como datos a tener en cuenta, los pastores alemanes son la tercera raza considerada más inteligente, sólo por detrás de los boder collie y los caniches. El pastor alemán es conocido también como pastor alsaciano. Ello fue debido a un cambio de nombre cuyo origen se remonta a los acontecimientos ocurridos en la Segunda Guerra Mundial, cuando el término “alemán” no era bien considerado.

cachorro de pastor alemán

Carácter del perro Pastor Alemán

El pastor alemán se caracteriza, a nivel de temperamento, por ser una raza muy protectora con sus dueños. Su instinto de protección lo hace mantenerse atento a lo que sucede a su alrededor. En consecuencia, con las personas que no conoce no se muestra demasiado confiado pero tampoco es rudo. Su actitud es más bien indiferente, sin dejar de adoptar una conducta de alerta. Ahora bien, debemos socializarlo desde cachorro para que delante de extraños no actúe de modo excesivamente protector con sus amos.

Debido al gran apego que sienten por sus dueños, los pastores alemanes sufren al estar solos durante mucho tiempo.

Otros rasgos de su carácter es que acostumbra a ser un perro bonachón, obediente y valiente.

En cuanto a su relación con los más pequeños de la casa, es buena, pero debemos vigilar que el perro no los lastime jugando, ya que el pastor alemán posee una constitución robusta y no siempre controlará su fuerza. Por lo demás será un buen protector de los niños y un buen compañero de juegos.

Características físicas de la raza Pastor Alemán

El pastor alemán es un perro de tamaño grande cuyo peso oscila entre los 20 a los 40 quilos, dependiendo de si es macho u hembra. Las hembras acostumbran a pesar menos que los machos. Se caracteriza por un cuerpo fuerte y vigoroso.

En cuanto al color de su pelaje, estamos acostumbrados a ver pastores alemanes cuyos colores prominentes son la combinación de negro y tostado pero también hay pastores alemanes negros, blancos, de color sable, gris e incluso azules. Como matiz importante, el pastor alemán blanco recibe también el nombre de pastor blanco suizo, y de hecho la FCI (Fédération Cynologique Internationale) que es la organización canina mundial, lo ha reconocido como una nueva raza.

En lo referente a la longitud del pelo, hay varias tipologías. No obstante, el pastor alemán no destaca por tener el pelo largo. Sin embargo sí que existe la variedad de pastor alemán de perro largo, aunque es poco común.

Su pelaje habitual consta de un manto con doble lanilla interna, mientras que el pelo exterior es duro y liso.

En lo referente a su esperanza de vida, ésta ronda los 12- 13 años.

perro pastor alemán tomando el sol

Cómo educar a un Pastor Alemán

El cachorro de pastor alemán es inteligente y posee carácter y vitalidad.

Como la mayoría de los peludos, se debe educar desde que es un cachorro. En un primer término la socialización es fundamental para que se acostumbre al que será su entorno habitual, una vez adulto. La socialización evita que haya, en un futuro, conductas ansiosas por temor a lo desconocido e incluso en casos más graves, agresiones. No obstante, el pastor alemán no es un perro agresivo pero todo depende de la educación que le demos.

La educación debe estar ligada a los refuerzos positivos, nunca con agresiones físicas. Por ejemplo; si no nos gusta que nuestro compañero se suba a la mesa, no se lo debemos tolerar nunca. Debemos decirle un “No” enérgico y ofrecerle un premio cuando no lo haga. Es conveniente sólo darle golosinas a modo de recompensa cuando sea necesario, sino perderá el interés en la recompensa. Otra forma de ofrecerle una gratificación por su buena actitud es dándole cariño, de hecho, ésta es una de las mejores, y él te lo agradecerá.

En el proceso de educar al cachorro de pastor alemán debemos mantenernos firmes y adoptar una posición de líder de la manada. Debemos dejarle claro, que él no manda. Si el cachorro intuye que puede mandar sobre nosotros, no nos va a obedecer.

Hay que tener en cuenta que a veces surgen problemas de comportamiento derivados del aburrimiento. Una buena forma de prevenirlos es mantener a nuestro peludo en forma para que esté activo.

Cuidados del Pastor Alemán

El pastor alemán es un perro de tamaño grande, así que lo ideal es proporcionarle una vivienda espaciosa, a ser posible con patio o terraza. Cabe recordar que lo debemos sacar de paseo y ejercitarlo mediante actividad física un mínimo de dos o tres veces cada día. Los paseos no deben ser inferiores a los 30 minutos.

Debido a su pelaje, al pastor alemán le afectan las altas temperaturas. De modo que en verano es fundamental que le proporcionemos abundante agua fresca y evitemos los largos paseos al sol.

En cuanto al pienso que le damos a nuestro amigo peludo, siempre debe ser de buena calidad. De hecho existen piensos específicos para su raza. Sino lo ideal es subministrarle pienso con un buen aporte proteico, más que con un alto contenido en cereales.

En lo que respecta al cepillado, lo debemos cepillar a diario con un cepillo y un peine. No es aconsejable bañarlo a menudo, sólo cuando sea necesario. Para hacerlo utilizaremos un champú especial, nunca uno para humanos.

El pastor alemán es susceptible a ciertas enfermedades como la displasia de cadera y la displasia del codo. Lo cierto es que es común que tengan problemas al andar, por lo que es conveniente acudir al veterinario para que revise sus caderas de manera periódica.