Dóberman Pinscher

El dóberman o dóberman pinscher es una raza de origen Alemán que posee una gran belleza, elegancia y nobleza. Sin embargo, ha sido víctima de constantes leyendas urbanas que nada tienen que ver con la realidad.

Uno de los mitos más populares es que al alcanzar una determinada edad le crece el cerebro más que el cráneo y se vuelven locos. Lógicamente, esto es falso, ya que si fuera así, el perro moriría al acto.

Tal y como sabemos, todos los perros necesitan unos cuidados determinados, dependiendo de su raza. El Dóberman no es una excepción. Por eso desde el Encantador de Perros, queremos mostrarte todos los detalles de esta preciosa raza.

Carácter y comportamiento de un perro Dóberman

Un perro dóberman es inteligente. De hecho ocupa la quinta posición de entre las diez razas más inteligentes del mundo.

Es un perro observador y guardián. Cabe resaltar que fue creado por un recaudador de impuestos que, debido a la peligrosidad de su trabajo, necesitaba como ayuda a un perro que fuera capaz de intimidar y defender a su amo ante posibles ladrones. De modo que su naturaleza, es la de un perro guardián. También se ha utilizado como perro guía debido a su asombrosa capacidad para aprender.

Entre sus múltiples cualidades destaca su excelente olfato, su valentía y su lealtad hacía sus amos, a los que defiende de manera incondicional. En consecuencia, acostumbra a mostrarse algo desconfiado con las personas que no conoce.

El dóberman es un perro con un carácter fuerte y dominante, pero equilibrado.

doberman

Se lleva bien con los niños de la familia, incluso puede llegar a ser más protector con ellos. Aun así, debemos enseñar a los más pequeños de la casa que un perro no es un juguete, y por lo tanto, deben tratarlo con respeto y cariño. De lo contrario podemos llevarnos algún susto. Una vez más, hay que recalcar que dicha observación es aplicable a todo tipo de razas de perro, no únicamente al dóberman.

Hay algunas diferencias entre el macho y la hembra de dóberman. El macho suele ser más activo mientras que la hembra es más tranquila pero algo más desconfiada con los extraños. Sin embargo, mediante una correcta socialización, se pueden corregir ciertos rasgos del carácter sin ningún tipo de problema.

Características de la raza Dóberman

El dóberman es un perro de tamaño grande que pesa entre unos 30 y 40 kilogramos. Su alzada no sobrepasa los 70 cm. Los machos acostumbran a ser más altos que las hembras. Su aspecto nos recuerda al pinscher miniatura.

Es un perro musculoso, de cuello largo y patas rectas. Su cráneo y hocico se caracterizan por ser planos y sus orejas son de pequeño tamaño.

En cuanto a su pelo es corto, liso y tupido, sin lanilla interna. El color de su pelaje es negro o marrón oscuro con algunas manchas de color ocre que se pueden encontrar en el hocico, mejillas, cejas, garganta, pecho o parte interna de los muslos.

Sin embargo existen dóberman de otros clores. Por ejemplo, el dóberman blanco (se trata de un dóberman albino), quien por sus particularidades tiene múltiples problemas de salud, como riesgo de ceguera y de cáncer de piel. De hecho, no debe fomentarse la reproducción de los dóberman albinos porque son extremadamente delicados.

Finalmente hay que mencionar los dóberman azules, cuyo pelaje no deja de ser una dilución del negro y se asemeja más al gris.

Por último, no nos debemos olvidar del dóberman isabelino, que es un dóberman marrón.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que en el estándar de la raza únicamente se consideran como tales la combinación de negro/ocre y marrón/ocre.

La educación del Dóberman

Para educar a un dóberman es preferible que lo hagamos a edades tempranas, de cachorro. Lo ideal sería cuando el cachorro dóberman tenga pocos meses, unos 5 o 6.

El carácter de los perros de ésta raza acostumbra a ser desconfiado con los desconocidos e incluso también con otros animales. Para evitar malos comportamientos cuando salga fuera de casa, esencial socializarlo desde cachorro para que vea otros perros y a otras personas. Los paseos deben ser regulares para facilitar que se acostumbre a la situación. La socialización, en el caso de los dóberman, es de vital trascendencia.

Para empezar a educarlo, primero tenemos que ganarnos su confianza. Una vez lo hemos conseguido, ya podemos empezar el proceso de entrenamiento. No debemos olvidarnos de ofrecerle recompensas una vez acate nuestras órdenes. Un estímulo positivo es la base del éxito del aprendizaje.

doberman pinscher

Nuestro dóberman debe aprender que somos nosotros los “jefes de la manada”. Para lograr dicho estatus tenemos que educarlo con firmeza, paciencia y sin temerlo. Evidentemente ser firmes no quiere decir infringirle castigos físicos, ya que aparte de ser una medida cruel, no aporta buenos resultados porque facilitamos que nuestro perro se vuelva temeroso o agresivo.

Como último consejo, la educación de nuestro peludo no es cosa de un día. Hay que ser pacientes y repetir diariamente aquello que se ha enseñado hasta que el perro lo tenga bien interiorizado.

Cuidados recomendados para un Dóberman

El dóberman es un perro enérgico y vigoroso que necesita hacer ejercicio físico a diario. Por ello le proporcionaremos paseos largos, de duración no inferior a una hora, al menos dos veces al día.

Lo ideal sería tres veces, uno por la mañana, otro al mediodía y otro por la tarde. En lo que respecta al espacio que necesitan los dóberman para vivir, es preferente disponer de una vivienda grande con patio o terraza, ya que son perros muy activos.

Es una raza que no requiere cuidados especiales, si bien tenemos que cepillarlo varias veces a la semana, en especial cuando mude el pelo. En cuanto al baño, sólo lo bañaremos cuando sea necesario, ya que si lo hacemos con frecuencia podemos causarle problemas de piel.

Por último, para que nuestro dóberman tenga un pelo envidiable y brillante, hay que darle una alimentación buena calidad, cómo la conocida Dieta BARF, que pueda satisfacer sus necesidades nutritivas.