Labrador Retriever

Una de las razas más populares y queridas en el mundo es la del labrador retriever. Hay miles de ejemplares registrados y es conocido con otros nombres, como cobrador de labrador, perro labrador e incluso perdiguero de labrador.

El labrador es originario de Terranova, en Canadá, y pasa por ser uno de los perros más nobles e inteligentes de cuantos se conocen.

Dada la inteligencia de este perro, es un compañero ideal para familias. Su adiestramiento, educación y cuidados son muy sencillos.

labrador paseando

Carácter del Labrador Retriever

El carácter del labrador es una de sus características más afamadas. Es muy sociable, lo que lo ha convertido en un compañero inseparable de muchas familias. Dada su estabilidad y alegre personalidad, es un socio excelente para cualquier humano.

Es un can muy servicial y activo, y eso lo ha convertido en perro de rescate, para terapias, de asistencia, etc.

Su carácter alegre y leal lo lleva a ser compañía ideal para cualquiera, aunque es un can muy activo que necesita grandes dosis de trabajo y ejercicio diario. Quiere decir que será perfecto para personas y familias con un estilo de vida movido y al aire libre, con ganas de salir y dar largos paseos.

Si se socializa correctamente desde cachorro, el Labrador Retriever será un excelente compañero de juegos y travesuras para los niños. Su buena paciencia, su inteligencia y su ansia por la actividad y el ejercicio harán que soporten perfectamente el ritmo de un infante.

Tienen predisposición para el cobro, por lo que es fácil enseñarles a traer objetos. Gustan mucho de la compañía humana, por lo que las separaciones prolongadas pueden provocar ansiedad. También viven una especie de adolescencia prolongada, es decir, que no aceptan bien el exceso de vida sedentaria.

perro labrador jugando

Características del Labrador Retriever

Es un perro de tamaño mediano, musculoso, con cuerpo compacto y fuerte. Su pecho es ancho y la espalda recta. Su cola acaba en punta con base gruesa.

Es algo más largo que alto con cabeza ancha y hocico alargado. Sus fuertes mandíbulas provocan mordida en tijera. Posee orejas medianas y tiene expresión vivaz, con ojos castaños o color café.

El pelaje es abundante y redondea su figura, fenómeno conocido como cola de nutria. También es denso y sin ondulaciones, con doble manto, uno interior suave e impermeable y uno exterior más duro. El color aceptado es amarillo, negro y chocolate, y a veces puede presentar manchas blancas en el pecho.

Su altura a la cruz es de unos 57 centímetros en machos y 55 en hembras de media, con pesos que oscilan de los 27 a los 34 kilos en machos y de 25 a 32 en las perras.

Cómo educar a un cachorro de Labrador Retriever

Es un can fácil de adiestrar por su gran inteligencia, su carácter sociable y su predisposición a la compañía y la recepción de premios. Hay que comenzar con el trabajo de socialización desde que es un cachorro de labrador retriever, siguiendo la labor hasta la edad adulta.

Desde pequeño debe relacionarse con personas, objetos y animales, de forma que se evite la aparición de fobias en la etapa adulta. Para que se desarrolle de forma segura de sí mismo, es importante que aprenda a obedecer órdenes básicas, lo que también le sirve como estímulo para su inteligencia.

También es útil estimularle a base de juegos y diversión, así como actividades. Esto es fantástico para que use toda su energía, que es mucha, y desarrolle su enorme inteligencia.

labrador retriever

Cuidados para un Labrador Retriever

El labrador retriever es un can muy sano, y bastante longevo para su tamaño. Su pasión por la actividad y su energía le mantiene siempre en buen estado físico y de salud.

Pero la gran endogamia que ha sufrido ha provocado ciertas enfermedades genéticas habituales en perros cuando envejecen, principalmente la displasia de cadera. Es importante cuidar mucho sus visitas al veterinario y no saltarse el calendario de vacunación para que no sufra afecciones peligrosas. Lo ideal es que reciba una inspección básica del profesional cada 6 meses.

Es muy importante que gaste su energía y tenga paseos largos y actividad constante o podría desarrollar obesidad, ya que tiene propensión natural. También adora las golosinas y premios, por lo que no habrá que abusar de ellos.

Historia de la raza

La FCI reconoce el origen de la raza en Gran Bretaña pese a que su nombre se refiere a una zona de Canadá. Se cree que uno de sus ancestros sería el perro de San Juan, canes de agua llevados a la isla de Newfoundland por parte de los pescadores británicos.

Tras un tiempo en Canadá, volvieron en el siglo XIX a Inglaterra, debido a su capacidad para el cobro. Ahí fue cuando se hizo una minuciosa selección que impuso las bases del moderno labrador retriever, un perro fantástico pleno de inteligencia y alegría por la vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.