Mastín napolitano


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

A primera vista, lo que más llama la atención del Mastín Napolitano es su gran tamaño y su imponente musculatura, pero, sobre todo, este perro es mundialmente conocido por su piel repleta de pliegues y arrugas, especialmente en su cara.

Aunque, si hay algo que sobresale especialmente en el mastín napolitano, es la gran lealtad que muestra con aquellos que le cuidan, lo que unido a su carácter social convierten a este grandullón en un compañero ideal para aquellas personas experimentadas en el cuidado perruno.

El mastín napolitano es uno de los perros más bravos y valientes que existen. De hecho, durante buena parte de la historia ha sido utilizado en guerras como soporte de ejércitos terrestres. Por fortuna, esta etapa ya ha quedado atrás y, actualmente, el mastín napolitano es mucho más pacífico y capaz de convivir en sociedad si recibe la educación adecuada.

cachorros mastin napolitanos
Cachorros de Mastin Napolitano

¿Cómo se comporta un Mastín Napolitano?

Antes de tomar en adopción a un mastín es importante que conozcas su carácter, especialmente si no eres muy experimentado tratando con este tipo de perros.

Lo primero que debes de saber es que el mastín es uno de los perros más leales que existen, y que no dudará en defendernos si percibe algún peligro cerca, poniendo en riesgo incluso su propia integridad.

También es un perro muy tranquilo al que le gusta estar en casa y recibir cariño de su familia. En un primer momento puede mostrarse reacio al conocer a otros humanos o perros, pero si ha sido correctamente socializado un cachorro no suele tener problemas en entablar una relación con nuevas personas o perros, dejando de lado su desconfianza inicial.

Por lo general es un perro independiente que no necesita estar acompañado las 24 horas del día, pero su carácter puede cambiar radicalmente si se siente abandonado por sus compañeros humanos, volviéndose irascible e incluso agresivo. Para evitar esto recomendamos demostrarle nuestro cariño constantemente, pasando un tiempo con él cada día y realizando actividades como dar paseos, juegos…

Ejemplar de Mastín Napolitano adulto

¿Cómo son los perros de raza Mastín Napolitano?

El mastín napolitano es un perro grande que, sin llegar a ser un gigante, puede alcanzar los 70 kg de peso y rozar los 80 cm de altura en el caso de los machos, lo que se reduce a 60 kg y 70 cm en las hembras.

Lo que más llama la atención del mastín napolitano es su piel arrugada y repleta de pliegues por todo su cuerpo, especialmente en la cara, lo que le confiere un aspecto bonachón y agradable.

Su pelo presenta una escala cromática muy diversa, desde el gris hasta el rojizo, pasando por el negro o el pardo, aunque existen ejemplares con variaciones de estos tonos o incluso en forma atigrada.

Su cuerpo tiene forma rectangular, con una longitud mayor que su altura. También es un perro bastante ancho, con una musculatura fuerte y prominente. Su cola es larga, siendo más ancha en la base que en el extremo.

Otro detalle físico que caracteriza al mastín napolitano es su cráneo ancho, que soporta unos ojos pequeños, rasgados y de color similar a su pelaje, unas orejas triangulares caídas a los laterales y una nariz bien definida y bastante salida en proporción a los ojos, que están ligeramente hundidos.

mastín napolitano

Cómo educar a un Mastín Napolitano

Todos los perros deben ser educados siguiendo un método de entrenamiento positivo, pero esto cobra todavía más importancia en un perro como el mastín napolitano, que necesita sentirse arropado por su compañero humano para poder desarrollar todo su potencial.

Esto significa que en ningún caso debemos castigar física o psicológicamente a nuestro compañero con patas, sino que para que aprenda hay que recompensarle cada vez que lo haga bien.

El proceso de educación que recomendamos en la página web de El Encantador de Perros consta de tres partes. La primera se lleva a cabo cuando es un cachorro, y consiste en socializar al mastín con todo aquello que le rodea.

Para empezar, hay que enseñarle a convivir con los humanos y con otros perros, mostrándole que no son peligrosos y que pueden ser sus amigos. A ser posible, hay que evitar situaciones negativas para el can durante este periodo, como gritarle o dejarle a solas durante más un día.

Una vez que haya aprendido a tratar con humanos y perros, se puede pasar a la siguiente etapa, en la que el perro se relacionará con su entorno, aprendiendo a identificar los objetos y sonidos que verá y escuchará durante su vida cotidiana. Esta etapa es fundamental para la seguridad de nuestro amigo con patas.

Finalmente, podemos enseñarle a nuestro mastín napolitano algunas órdenes de obediencia. Aunque es cierto que no es el perro más inteligente, es capaz de aprender las órdenes básicas (“ven aquí”, “quieto”, “corre” …), lo que le servirá como refuerzo positivo y como una forma de mejorar su relación con el humano. Para que el aprendizaje sea efectivo lo ideal es dedicar media hora cada día a esta tarea.

Cuidados para un mastín napolitano

El mastín napolitano es un perro robusto y fuerte que sabe valerse por sí mismo, pero tiene una piel muy delicada que necesita de cuidados diarios para mantenerla en buen estado y evitar enfermedades. Para ello hay que realizar una limpieza, sobre todo en los pliegues de la cara, que es donde se acumulan restos de comida o suciedad que favorecen el crecimiento de los hongos.

Su pelo por el contrario no necesita apenas de tratamiento, siendo suficiente con un cepillado cada una o dos semanas. En cuanto al baño, no requiere de una frecuencia determinada, por lo que lo más adecuado es bañarle cada vez que se ensucie o un par de veces al mes.

Aunque el mastín napolitano es un perro tranquilo que le gusta la comodidad del hogar, necesita salir a tomar el aire al menos una vez cada día. Cuando está en casa, le gusta moverse de una habitación a otra para ejercitar un poco sus patas, por lo que puede sentirse agobiado en espacios pequeños.

También es un perro que no tolera los climas extremos, por lo que tanto en invierno como en verano es recomendable que duerma bajo techa y asegurándonos de que no tenga ni demasiado frío ni demasiado calor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here