San Bernardo

0
218

Conocida en el mundo entero por sus aventuras en multitud de películas de cine, el San Bernardo se ha convertido en una mascota altamente deseable por su gran tamaño y aspecto de bonachón.

Pero tener en casa un animal tan corpulento puede suponer algunos imprevistos que descubrirás a continuación.

Historia de la raza San Bernardo

Debido a la multitud de rumores y leyendas sobre los orígenes de esta impresionante y colosal raza, muchos de ellos originados por los fanáticos de esta clase de perros de gran tamaño, es complejo determinar su origen exacto, pero podemos aproximarnos.

Orígenes de la raza

Está confirmado que su origen se sitúa en Suiza, cuando en la época de los romanos se introdujeron en ese territorio los grandes molosos romanos, utilizados cómo perros vigía y de combate.

Gracias a la gran capacidad de adaptación de dichos perros molosos a cualquier entorno y climatología, se fueron criando y cruzando dichos ejemplares con razas autóctonas dando lugar a razas cómo el Bouvier Suizo (Siglo II).

Con el paso del tiempo y una correcta selección de la raza se llegó a lo que hoy conocemos cómo perro pastor San Bernardo (generalmente conocido cómo perro de rescate por su conocida imagen con un pequeño barril anclado a su collar).

San Bernardo con barril

Siglos atrás había que cruzar los Alpes Suizos para llegar a Italia y otras regiones colindantes, por lo que las travesías eran muy duras debido al frío extremo. Tanto soldados cómo peregrinos y mercaderes pronto descubrieron las ventajas del San Bernardo.

Un perro capaz de soportar las inclemencias del tiempo y además de aspecto imponente, para protegerse frente a ladrones y saqueadores. Su popularidad no ha hecho más crecer desde entonces.

El San Bernardo en Inglaterra y USA

El Kennel Club registró oficialmente la raza a finales del siglo XIX en USA, lo que hizo que gran parte de los Estados Unidos se interesara por esta curiosa y elegante raza proveniente de Suiza.

También en Inglaterra se impresionaron cuando conocieron al San Bernardo, importado por mercaderes que hacia su ruta por el país Suizo. Allí la realeza tenia mucha costumbre de estar siempre acompañada de perros nobles y elegantes.

Por eso la reina Victoria fomentó la cría de esta peculiar raza de perro en el país, a pesar de conocer los inconvenientes de mantener un perro de gran tamaño, frente a los ya asentados Bulldog Francés y Bóxer.

En pocos años se reprodujo la raza sin control haciendo que el San Bernardo formara a ser parte de las razas comunes tanto en USA cómo en Inglaterra, desde donde se expandirían al resto del planeta.

Situación actual de la raza

A pesar de su gran fama obtenida gracias a la leyendas contadas por sus fieles seguidores y al éxito que le otorgó el cine, el San Bernardo es una raza expandida a nivel global pero no muy abundante en número de población.

Esto es debido a que en la actualizad, labores cómo el pastoreo o la ganadería en general ya no son actividades tan extendidas cómo siglos atrás. Y las pocas personas que siguen ejerciendo estas labores optan por razas más adaptadas.

El San Bernardo no es un perro ideal para climas calurosos cómo en el Sur de España, sino que es un perro de campo (en la ciudad no es un perro feliz) que precisa de climas muy fríos para sentirse realizado y cómodo.

Características de la raza San Bernardo

Esta raza posee un aspecto físico y un comportamiento inigualables, por lo que es importante conocerla en profundidad antes de aventurarnos a adoptar un ejemplar cómo mascota.

Características físicas

Si algo define al San Bernardo es su gran tamaño, se trata de una raza que puede alcanzar los noventa y cinco kilos de peso en su edad adulta, aunque a niveles generales rozan los ochenta kilos de peso.

San Bernardo en la nieve

Considerado cómo un perro de raza gigante, esto no significa que se trate de un perro peligroso, simplemente es muy corpulento y eso impresiona mucho. Además a pesar de su relativa tranquilidad, es un perro muy activo, muy enérgico.

El tamaño de su cabeza es proporcionalmente mayor al de su cuerpo, posee un hocico ancho y fuerte que le otorga una mordida muy poderosa (aunque raras veces morderá). La trufa muestra unas fosas nasales amplias y profundas, algo inclinadas hacia la parte delantera.

Posee un cuerpo muy musculoso aunque su gran manto de pelo lo oculta, que en combinación con un arco abierto en sus patas le otorga la capacidad de realizar largos trayectos.

El color de su pelo es generalmente blanco con tonalidades marrones, rojizas o negras. Incluso podemos encontrar ejemplares atigrados, los cuales también están clasificados oficialmente (por si queremos competir en belleza o trabajo).

Su pelo es largo, suave cómo la seda y abundante, voluminoso. A menudo muestra flecos en la parte inferior de su cuerpo, los cuales acumularán más suciedad de lo habitual. Por eso es importante cepillarle a diario.

Comportamiento de la raza

Si nos gustan los perros que parecen y son buenazos, el San Bernardo es una gran opción cómo mascota idónea. No es dominante, es amable tanto con adultos cómo con niños y a nivel general es bastante risueña y alegre.

Cómo compañeros de hogar son perros extraordinarios, calmados y que no tienden a entrar en ansiedad ni romper cosas. Su tamaño es el único inconveniente, por lo que necesitarán de un hogar de gran tamaño o con jardín.

A nivel mental es una raza muy equilibrada y social, se lleva bien con humanos y con otros animales, siendo incluso una raza juguetona en muchas ocasiones. Sin embargo si un extraño entra al hogar sin un miembro de la familia, puede tomarlo cómo una amenaza.

Se trata de un perro muy protector a pesar de su tranquilidad y equilibrio, por eso está tan bien considerado dentro del abanico de perros de guarda. Familiar, tranquilo, noble pero inteligente y protector.

Educación del San bernardo

Esta raza posee un gran potencial a la hora de adiestrarlos pues se trata de una raza súper inteligente, dócil y con buen temperamento. Cualidades que nos harán más fácil enseñarle conductas básicas y técnicas de adiestramiento complejas.

Es importante comenzar con su adiestramiento desde que son cachorros, a partir de los cuatro o cinco meses de vida debemos comenzar con su educación básica, siempre utilizando juegos y el refuerzo positivo.

San Bernardo en el campo

A pesar de que son perros que no muestran dominancia, los San Bernardo son muy corpulentos y pueden poner nervioso a cualquier otro perro o persona. Por eso es importante enseñarles bien a acudir a nuestra llamada y a sentarse y no moverse a nuestra orden.

Imagina a un perro de más de ochenta kilos de peso corriendo hacia a ti ¿te asustarías? es normal. El quizás solo quiera jugar, pero lo cierto es que impone. Otros perros también pueden tomar sus bruscos juegos cómo un acto territorial y entrar en conflicto.

Por eso es sumamente importante enseñarle a obedecer nuestras ordenes, principalmente la orden de sentarse, tumbarse y permanecer quieto y relajado. En realidad son las técnicas que más debemos practicar con el, y a pesar de que ya las sepa hay que repasarlas.

Es totalmente normal que tarde un poco en obedecer, ya que al ser muy corpulento no se tumbará al segundo de darle la orden, sino que requiere de su tiempo. No desesperes pues en esta raza es algo completamente habitual.

Detalles importantes sobre el San Bernardo

A pesar de ser un perro maravillo y para ser totalmente sinceros, precioso a nivel estético, hay muchas cosas que debemos tener en cuenta antes de adoptar un cachorro o perro adulto de esta raza cómo mascota.

  • Su mantenimiento no es económico, desde cachorros devorarán los sacos de pienso uno tras otro ya que poseen un gran apetito. Solamente para su alimentación debemos contar con un gran presupuesto, teniendo en cuenta que viven una media de doce años. Además debemos añadir gastos cómo su vacunación y las correspondientes visitas veterinarias.
  • Precisa de cuidados diarios importantes, tales cómo un cepillado de pelo para evitar parásitos y acumulación de suciedad, paseos diarios largos para que pueda liberar su exceso de energía y muchos mimos, ya que es una raza que se siente cómoda siendo alagada por su humano o humanos.

Cachorro de San Bernardo

  • Su salud puede ser delicada, ya que son bastantes propensos a tener tumores (generalmente benignos) y a padecer displasia, tanto de cómo cómo de rodilla y/o cadera. Debido principalmente a su gran peso, el cuál va desgastando sus articulaciones poco a poco.
  • A pesar de ser un perro respetuoso y cariñoso, debemos vigilarlo siempre que juegue con los niños. El nunca haría daño a un niño pero su gran tamaño puede causar algún accidente indeseado. No obstante, es muy recomendable educar a los niños para que jueguen con el con respeto.
  • Limpiar su pelo es casi obligatorio una vez al mes y cómo bañar  un perro de tamaño colosal no es sencillo, nuestro consejo es que acudas a una clínica veterinaria donde realicen este tipo de lavados.
  • Sus parpados y ojos suelen mancharse con facilidad provocando infecciones cómo la conjuntivitis, por eso es recomendable limpiarlos asiduamente, al igual que el interior de sus orejas.
  • No requiere de ejercicio intenso, pero si de largos paseos para liberar energía y sentirse realizado y feliz, ideal para los amantes del senderismo y montañismo.
  • Sé precavido con los parásitos, ya que posee mucho (muchísimo pelo), será totalmente necesario desparasitarlo mensualmente. Por suerte podemos usar pastillas masticables, sin necesidad de rociarlo con venenos (cómo las clásicas pipetas repelentes).
  • No es un perro feliz en climas cálidos, de echo su esperanza de vida es mas corta si no vive en una zona fría. A pesar de tu interés, piensa en el, si vives en una zona calurosa no te decantes por esta raza.
  • Tampoco es un perro de piso y ciudad, el San Bernardo es un perro de campo que necesita de gran espacio, de un amplio jardín o de total libertad. Es decir, es un perro de pueblo y montaña, siempre con climas fríos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here