Síndrome de Cushing

Por |2019-01-03T17:58:40+00:003 enero, 2019|
  • perro haciendose pruebas en clínica veterinaria

Si tienes un Yorkshire, un Schnauzer o un Bichón maltés de más de 6 años lo que te contamos en esta entrada te interesa. El hiperadrenocortismo, también llamado síndrome de Cushing, es habitual en los perros que reúnen estas características.

A continuación, te explicamos en qué consiste esta enfermedad, cómo detectarla, qué la motiva y qué posibles tratamientos existen. Comenzamos.

Cushing – Una patología endocrina sin cura

El síndrome de Cushing es una enfermedad crónica que afecta al sistema metabólico como consecuencia de la sobreproducción de cortisol.

Como sabes, este esteroide natural es necesario para adaptar la respuesta al estrés, regular el peso, para una correcta formación de los tejidos, así como para garantizar el buen estado de la piel, entre otras funciones.

No obstante, cuando el nivel de cortisol es excesivo el sistema inmunológico se ve dañado exponiendo a tu mascota a las enfermedades e infecciones.

Esta enfermedad endocrina es recurrente en razas pequeñas como el caniche, el teckel, el bobtail, el pastor alemán o el boston terrier, así como en edades medianas o avanzadas ( a partir de los 6 años).

En muchas ocasiones, los síntomas son difíciles de identificar mientras la afección avanza lentamente. Sin embargo, con un adecuado tratamiento es posible prevenir la afectación de órganos vitales y asegurar la óptima calidad de vida del can.

Entre sus causas, las más usuales son los tumores en la hipósisis o pituitaria cerebral (el 80-85 % de los casos) o en las glándulas suprarrenales (en el 15 % de ellos), que son, precisamente, las encargadas de producir el cortisol. El tumor ejerce una presión tal que propicia la descontrolada producción de la hormona edrenocorticotropa.

La administración de glucocorticoides para tratar alergias y enfermedades inmunosupresoras es otro de los posibles desencadenantes de este síndrome, en este caso, por el efecto contrario (por un déficit en la liberación del cortisol).

Su incidencia se ve duplicada para ciertas razas que son especialmente sensibles a este tipo de fármacos. Nos referimos al pastor de los Pirineos, al bóxer, al caniche y al labrador.

yorkshire con cushing

¿Cómo puedo saber que mi perro sufre Cushing?

Entre sus síntomas más característicos se hallan:

  • El aumento de sed y/o de apetito.
  • El aumento en la frecuencia de la micción.
  • La apatía.
  • La atrofia muscular.
  • El abombamiento del abdomen.
  • El jadeo excesivo.
  • La pérdida de pelo, sobre todo, en la cola y en los laterales.
  • Las constantes infecciones cutáneas.
  • Una costosa cicatrización.
  • El oscurecimiento de la piel.

Tratamientos indicados

Las intervenciones quirúrgicas para extirpar el tumor entrañan serios riesgos y no suelen ser la dinámica operativa más usual. Por tanto, la farmacoterapia representa la alternativa más efectiva para contener los síntomas y afianzar el bienestar del perro.

En este sentido, los análisis de sangre resultan decisivos para dar con la dosis de medicamento adecuada. Por tu parte, si tu mascota se ve afectada por el síndrome de Cushing debes aplicar el tratamiento prescrito a rajatabla y acudir puntualmente a vuestras citas veterinarias.

El medicamento más reciente testado para paliar tanto la causa hipófiso dependiente como la suprarrenal dependiente es el trilostano. No obstante, debes saber que presenta ciertos efectos secundarios y contraindicaciones que te detallamos a continuación.

Entre los efectos secundarios están los vómitos, la diarrea, la pérdida de peso o la falta de actividad.

Así mismo, no está aconsejada su prescripción a perros con:

  • Insuficiencia renal o hepática.
  • Gestantes.
  • Con miocardiopatías tratadas.

La selegilina es un farmaco que acumula resultados satisfactorios cuando el origen es el tumor en la pituitaria. Cabe añadir que algunos veterinarios optan por ciertos medicamentos empleados en la quimioterapia para humanos. Sus riesgos deben ser tenidos en consideración.

Como ves, el síndrome de Cushing es una patología sin curación que implica un constante seguimiento médico y familiar (de su dueño) para dar con el fármaco y la dosis adecuada. No bajes la guardia, con la atención que solo tú sabes proporcionarle vivirá feliz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar el contenido y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias de navegación, para analizar el uso de la web y ofrecer funciones sociales. Para seguir navegando, acepta el uso de cookies. Más info: Política de Privacidad. Acepto