Staffordshire bull terrier

El staffordshire bull terrier es un perro de tamaño mediano que destaca por su gran vitalidad y su carácter social, cariñoso y amigable, lo que le convierte en la raza ideal para convivir con niños y familias, pudiendo adaptarse con facilidad a viviendas pequeñas.

Pese a su tamaño, estos perros destacan por tener una fuerte musculatura que deben ejercitar periódicamente, ya sea mediante paseos, deportes caninos u otro tipo de juegos que permitan al can correr con libertad, preferiblemente en espacios abiertos.

Además, esta raza no requiere de un cuidado especialmente meticuloso, siendo suficiente con seguir unas pautas básicas de higiene: un cepillado semanal y un baño cada mes. Con estos cuidados el staffordshire bull terrier tiene una esperanza de vida de aproximadamente 13 años.

¿Cómo es el carácter del Staffordshire bull terrier?

El staffordshire bull terrier es un perro con un carácter muy amigable, algo que demuestra especialmente con los más pequeños de la casa.

Además, se trata de una raza muy leal y protectora, que no dudará en usar su fuerza para defender a aquellas personas que le importan. A diferencia de otros perros, el Staffordshire mantiene este carácter durante toda su vida, e incluso durante su vejez sigue siendo un perro muy cariñoso.

Al tener mucha vitalidad su carácter puede volverse ligeramente arisco si no realiza ejercicio y libera toda la energía o si no recibe atención por parte de su familia.

Su relación con otros perros, por lo general suele ser buena, pudiendo entablar amistad con ellos si ha sido bien socializado. En algunas situaciones puede que esto no sea así y nuestro compañero peludo no soporte la interacción con otro perro, así que debemos ser precavidos al principio, sobre todo con perros desconocidos.

Staffordshire bull terrier riendo

Características físicas de la raza Staffordshire

El staffordshire es un perro de tamaño mediano, oscilando su altura entre los 35,5 y los 40,5 centímetros y su peso entre los 11 y los 17 kilogramos. Físicamente, lo que más llama la atención es su portentosa musculatura, especialmente en su mandíbula y sus patas, lo que confiere a esta raza un aspecto de seguridad y fuerza. Estas cualidades se compatibilizan con su gran agilidad.

El pelo del staffordshire bull terrier inglés puede ser de distintas tonalidades: blanco, negro, azul, rojo o incluso similar al de un tigre, existiendo algunos perros que combinan dos de estos colores. Su pelaje es corto y liso, lo que hace que no necesite que se lo corten.

Esta raza tiene los ojos oscuros y de tamaño mediano, aunque existen variantes con otros colores acordes al de su pelaje, cómo el conocido Staffordshire bull terrier blue, que tiene los ojos azules.

Tanto la cabeza como el cuello y la zona lumbar son cortos, pero al mismo tiempo musculosos, mientras que su línea superior está perfectamente nivelada, dando lugar a una figura muy proporcionada.

Cómo educar a un perro Staffordshire bull terrier

Es importante que la educación del staffordshire comience desde cachorro, ya que, aunque tenga un carácter afable por naturaleza, es vital que sea desarrollado durante sus primeros años de vida.

Recomendamos empezar con una buena socialización para que se habitúe al mundo que le rodea , especialmente, con otros perros, ya que al principio puede mostrarse reacio a entablar una relación con otros canes.

Al principio es importante familiarizar al perro tanto con las personas que formarán parte de su vida cotidiana como con aquellos objetos con los que tenga que lidiar, haciendo especial énfasis en que pueda reconocer sonidos del exterior (coches, semáforos…).

Una vez que haya aprendido los conceptos básicos, podemos proseguir con un entrenamiento más especializado, pues el Staffordshire es un perro con gran inteligencia que puede llegar a aprender numerosos trucos y órdenes (sentarse, dar la patita, acudir a la llamada de su dueño…).

Además, al ser un perro muy activo y con una gran musculatura, puede desenvolverse con pericia en deportes caninos como el Agility, lo que además fomentará su felicidad.

Por lo general los perros de raza staffordshire suelen aprender con rapidez, pero en caso de que no sea así recuerda que estamos tratando con un perro amigable y sensible, por lo que es fundamental que te armes de paciencia y, sobre todo, valores especialmente el esfuerzo que hace tu amigo peludo por complacerte.

cachorro de Staffordshire bull terrier

Cuidados necesarios

El staffordshire no es un perro que requiera grandes cuidados para que sea feliz. No obstante, es necesario que haga ejercicio diariamente para que pueda desarrollar y mantener su masa muscular.

El ejercicio puede variar dependiendo de las características concretas del lugar en el que viva, pero recomendamos la práctica de deportes caninos como el Agility o en su defecto realizar al menos dos o tres paseos diarios en los que nuestro perro pueda correr y jugar libre.

El hecho de tener un pelaje tan corto hace que esta raza no demande demasiado tiempo en cuestiones higiénicas. Con un cepillado a la semana y un baño al mes será suficiente para que luzca en todo su esplendor.

A nivel de salud tampoco suele presentar grandes problemas, se trata de una raza fuerte. Con mantener sus vacunas al día y pasar las revisiones veterinarias correspondientes, será suficiente.

La alimentación del Staffordshire debe componerse de proteínas de gran calidad para que pueda mantener bien su comprensión física, no debemos escatimar en calidad.