Tratamiento para la conjuntivitis en perros

Existen varios tipos diferentes de infecciones que pueden atacar a uno o a los dos ojos del perro y producir una inflamación, lagrimeo o supuración. Lo que conocemos cómo conjuntivitis, que puede ser de origen vírico, fungico o alérgico.

Determinar el origen de la infección a simple vista es totalmente imposible, debe ser un veterinario quien realice las pruebas adecuadas para determinar de que tipo de conjuntivitis se trata. El tratamiento para la conjuntivitis en perro es diferente en función del origen de la infección, es decir, no todos son iguales.

Así que la visita al veterinario es obligatoria, aunque siempre podemos probar con algunos remedios caseros para ver si evoluciona favorablemente o en acompañamiento a la medicación que nos haya recetado el veterinario, para que se mejore antes.

Desde El Encantador de Perros te mostramos toda la información que necesitas saber sobre esta enfermedad.

perro con conjuntivitis

¿Cómo saber si un perro tiene conjuntivitis?

La conjuntivitis es una infección en los ojos, por lo que los síntomas son normalmente apreciables a simple vista. Dependiendo de la gravedad de la infección, los síntomas pueden ser más o menos notorios y más o menos molestos para el propio perro.

Síntomas de la conjuntivitis en perros:

  • El perro se rasca los ojos con frecuencia: Este tipo de infección produce un picor y dolor muy molesto. Nuestro perro intentará rascarse usando sus patitas o frotándose con algo, cómo un mueble o nuestra propia pierna.
  • Sus ojos tienen legañas: Las legañas verdes o de color oscuro indican que hay una infección en el ojo, el cual requiere de un tratamiento especifico para sanarlo. En muchas ocasiones se utilizan antibióticos y cremas con acción fungicida.
  • Tiene supuración en los ojos: Un lagrimeo excesivo, bien sea de lagrimas transparentes o de algo parecido a pus, es un síntoma claro de que nuestro perro tiene conjuntivitis.
  • Inflamación de los parpados: En los casos más complicados, donde la infección es más severa, se producen inflamaciones en los parpados que en muchas ocasiones incluso impiden que el perro vea con normalidad. Los perros con estos síntomas requieren de un tratamiento urgente para la conjuntivitis.

tratamiento para la conjuntivitis

¿Cómo tratar la conjuntivitis en mi perro?

Dependiendo de si la infección es de origen virico (virus), fungico (hongos) o alergica (ambiental o nutricional), nuestro veterinario nos dará una medicación diferente. Debes saber que la medicación no funciona igual en todas las conjuntivitis, cada una tiene su propia medicación.

El veterinario nos recetará un colirio o una crema para aplicar en los ojos de nuestro perro, este tipo de colirios suelen contener antibióticos o principios fungicidas para ir sanando el ojo poco a poco, para hacer frente al problema y eliminar la infección.

En casos muy graves, también recetará alguna pastilla para que administremos con la comida. Normalmente son antiinflamatorios o calmantes, ya que cada caso requiere de una medicación acorde a su gravedad.

Si nuestro perro se rasca los ojos, debemos usar un collar Isabelino (lo que se conoce cómo campana para perros). Esto evitará que se dañe sus ojos intentando rascarse, debemos saber que ellos sólo quieren aliviar su dolor… pero que sin querer, pueden dañarse más aun el ojo.

ojo de perro con legañas

¿Cómo puede un perro coger conjuntivitis?

Existen varios casos en los que un perro puede contraer conjuntivitis, pero la más común es por úlceras en los ojos. Los perros se pasan el día jugando y corriendo entre arbustos y ramas, las cuales pueden raspar un poco el ojo provocando una diminuta úlcera. Incluso jugando con otros perros o rascándose el mismo, puede rasgarse un poco el ojo y provocar una úlcera.

Las úlceras son una ventana abierta a microbios, por lo que en poco tiempo se infectará provocando una conjuntivitis. El tratamiento para la conjuntivitis en perros que sufren ulceras en sus ojos es más complejo, ya que necesitan una crema reparadora para la úlcera y un colirio con antibióticos para eliminar la infección. Algunos veterinarios recetan los antibióticos mediante pastillas, para no mezclar colirios y cremas.

Otro motivo son las alergias, un perro con alergias es mucho más propenso a padecer infecciones, en sus ojos, orejas o piel. Si un perro es alérgico no podremos solucionar completamente su conjuntivitis hasta que no detectemos que es lo que le produce alergia. Para estos casos los veterinarios normalmente, aparte del colirio, recomiendan tomar corticoides.

Los hongos y los virus también pueden provocar conjuntivitis, las conocidas cómo conjuntivitis infecciosas. El tratamiento para este tipo de conjuntivitis es parecido a los anteriores aunque con la particularidad de que debemos evitar que nuestro perro juegue o se acerque a otros perros durante algunas días, mientras la medicación hace efecto, para evitar que contagie a otros.

perro en veterinario

Remedios caseros para tratar la conjuntivitis

Nuestros ancestros nos han ido transmitiendo los remedios caseros más prácticos ayudar a curar la conjuntivitis en un perro. Los remedios caseros son los que podemos preparar en casa, de forma sencilla y práctica.

  • Infusión de Manzanilla: La manzanilla es una perfecta aliada para ayudar a combatir la conjuntivitis, simplemente debemos hacer una infusión con manzanilla, esperar a que se enfríe y colarla. Con la ayuda de una gasa limpia, limpiaremos por fuera (muy suavemente) el ojo de nuestro perrito. Cómo si estuviéramos limpiando sus legañas. Podemos realizar esta operación tres o cuatro veces al día.
  • Gasas de agua fresca: Si mojamos una gasa limpia en agua fresca, podemos usarla para suavizar el picor en los ojos de nuestro perro. Limpiando suavemente el contorno de sus ojos para que el frescor le alivie.

Sobra recordar que la conjuntivitis es una infección, esto significa que los remedios caseros sólo se pueden usar en conjunto con los medicamentos recetados por el veterinario. Los remedios caseros por si solos nunca curaran una conjuntivitis, debemos ceñirnos al tratamiento veterinario.